escritos políticos

Français    English    Italiano    Español    Deutsch    عربي    русский    Português

Un artículo de Joseph Massad
Salam Fayad: ¿embarazo libre de pecado?

La buena nueva nos ha llegado de Ramala: La Autoridad Nacional Palestina (ANP) está encinta. Su primer ministro, no electo e impuesto por los estadounidenses, Salam Fayad, espera un hijo, según sus recientes declaraciones en una entrevista al rotativo israelí Haaretz: "Llegará el nacimiento de ese niño… y consideramos que será en el 2011".

25 de abril de 2010


Salam Fayyad, predice el nacimiento de un estado en el 2011. (Mustafa Abu Dayeh/MaanImages)

A diferencia de los humanos, y en consonancia con las ballenas, el tiempo estimado para que rompa aguas un varón palestino, colaborador con las fuerzas de ocupación israelíes, es de dos años. Eso es lo que se desprende de las palabras de Fayad, apodado por Simón Peres como el "Ben Gurión Palestino", en la campaña que lanzó el 25 de agosto de 2009 con el título "Palestina: acabar con la ocupación y crear un Estado", y lo que anunció posteriormente en Haaretz: "El día del nacimiento del Estado Palestino se celebrará en todo el mundo como un día feliz para toda comunidad internacional".

Nosotros creemos saber de antemano el nombre de la criatura, peso, tinte ideológico y fisiología, es más, conocemos también la política exterior del fruto que Fayad lleva en su vientre: será un estadito que reconocerá a Israel como un Estado judío talmúdico y Salam Fayad decidirá, en su condición de madre y matrona, el momento del alumbramiento.

Mientras que el último embarazo libre de pecado sucedido en Palestina y aconteció en la ciudad de Nazaret, queda por aclarar, de momento, si lo que está gestándose en Ramala es un segundo embarazo libre de pecado, ya que aún se desconoce la paternidad del niño ilegítimo.

No obstante, basándose en la vieja amistad que une al señor Fayad con los estadounidenses desde que ocupó un cargo en el FMI de 1995 a 2002, algunos herejes rechazan el dogma del embarazo libre de pecado y dicen conocer la identidad del padre, apoyándose como prueba irrefutable en las declaraciones del propio Fayad. Según Haaretz, el plan de Fayad contempla que el niño vea la luz en agosto de 2011 para que "el Estado nazca durante la primera legislatura de Obama", a quien los herejes insisten en otorgarle la paternidad del niño de Fayad. Se repartirán cigarros (no cubanos) a los amigos y familiares de los dos felices padres, conforme a la costumbre que se estila en Occidente.

Tampoco se nos pasa por alto que pese a que Fayad anunció estar encinta en agosto de 2009, la UE y el cuarteto no lo felicitaron hasta diciembre. Los embarazos anteriores de palestinos que colaboraban con las fuerzas de ocupación han sido psicológicos o han terminado en aborto, por lo que para garantizar el buen desenlace de este embarazo verdadero de Fayad es necesario que previamente se apliquen algunas medidas:

1- El reconocimiento de Israel como Estado talmúdico y judío para legitimar su política racista y colonial. Este paso ya lo ha dado Fayad con estas palabras: "No tenemos problema con el carácter sionista de Israel que es un Estado talmúdico. De hecho allí hay muchos valles, colinas y espacios vacíos. ¿Por qué no se instalan en ellos los colonos y nos dejan proseguir con nuestro proyecto?"

2- El compromiso de reprimir toda resistencia- que ellos denominan "provocaciones"- contra Israel, como la libertad de expresión o de militancia política. Fayad también dejó claro este punto sin titubear: "Las provocaciones tienen muchas formas de manifestarse: cosas que se dicen, cosas que se hacen, desafíos. Pero existen vías para tratar con ellas, y así las trataremos nosotros".

3- Renunciar al derecho al retorno del pueblo palestino a las casas y tierras de las que fueron expulsados por los colonizadores europeos judíos.

Fayad aseguró que no teme desobedecer a los estadounidenses. En una entrevista concedida a la edición árabe de la Revista de Estudios Palestinos, en su último número, se describe a sí mismo como una persona dura en su trato con EEUU. Tanto es así que Hugo Chávez debería aprender una lección de independencia y no alineación de él y de su partido la Tercera Vía, con el que se presentó a las elecciones de 2006 y al que Fatah acusó de estar financiado por la CIA. La Tercera Vía cosechó el 2,41% de los votos.

No debe de escapársele al lector que Fayad es el único testigo de su heroica rebeldía contra los estadounidenses y por eso se entusiasmó al contárselo a sus entrevistadores. Dijo que se enfrentó a los estadounidenses nada más tomar el cargo de ministro de economía en 2002; éstos le pidieron que los visitara y él declinó la invitación respondiéndoles que estaba muy ocupado con su nueva cartera, pero que los visitaría en cuanto su agenda se lo permitiera.

Esto no es todo, algo más tarde (nadie estaba al tanto de este asunto hasta ahora) Fayad se plantó ante el general Keith Dayton, instructor jefe de las pandillas mafiosas al cargo de la seguridad palestina, y le prohibió hacer declaraciones a la prensa, dejándole claro que no es más que el instructor jefe de estas fuerzas y no un consejero político. También nos cuenta que el general se disculpó de inmediato y prometió no repetir el error.

Por último, lo más importante es que se negó a satisfacer las exigencias estadounidenses para que participase en el gobierno de unidad nacional formado en 2007 e insistió en formar parte del gabinete al mando de Hamás que fue boicoteado por la UE nada más ver la luz.

Fayad no recuerda en la entrevista, como tampoco el entrevistador, que los estadounidenses lo nombraron primer ministro del gobierno de la ANP en junio de 2007, después de fracasar en Gaza el golpe de Estado conducido por la ANP y Keith Dayton contra la democráticamente elegida Hamás.

En la entrevista que mantuvo con la Revista de Estudios Palestinos, Fayad muestra su preocupación por la continuidad del despojo colonial que lleva a cabo Israel en Jerusalén, hasta el punto de que, en plena facultad mental, propone la normalización completa de los países árabes con Israel con el fin de detener dicho expolio: "El carácter árabe del lugar se afirma con la presencia de árabes y se debilita con el boicot y la excusa de que visitarlo supone normalizar relaciones con Israel. Por eso pienso que visitar Jerusalén es un deber de todo árabe, y les animo a ello con convicción, pues con ese paso se afirma y refuerza la identidad árabe de Jerusalén". Es curioso que este párrafo haya sido suprimido de la edición inglesa (Journal of Palestine Studies) del último número de la Revista.

Sin duda Fayad es un pionero de la normalización y esto lo valoran sobremanera los presidentes de Israel y EEUU, quienes, no bastándoles el deshacerse con frecuencia en halagos hacia su sabia dirección, buscan como recompensarle con generosidad por su trabajo, prueba de ello es que lo invitaron el mes de febrero pasado a soltar un discurso en la conferencia anual de Herzliya donde los dirigentes israelíes se reúnen para discutir una estrategia que desactive la bomba demográfica palestina.

En esta conferencia Martin Kramer –radical en el ámbito estadounidense y moderado en el israelí- presentó su nefasta tesis de limitar la descendencia de los palestinos para acabar con "los hombres jóvenes que no tienen ningún provecho". Tal vez el reconocimiento por parte de Fayad de las pretensiones talmúdicas de Israel de apropiarse de Palestina le fue inspirada allí, cuando asistió a Herzliya.

Salam Fayad no es sólo una persona de talante democrático que está por encima de las diferencias partidistas entre Fatah y Hamás, también utiliza los cuerpos y fuerzas de seguridad de los matones preparados por Dayton, que se mueven bajo sus órdenes, para reprimir a todo aquel que se salga de la ley independientemente del partido al que pertenezca. En esta misma entrevista, Fayad afirma oponerse a toda violación de los derechos humanos, recurrir a la tortura o detener personas de acuerdo a sus opiniones políticas. Y lo dice sin rubor, a pesar de la impresionante lista de violaciones, elaborada por organizaciones de derechos humanos locales e internacionales, que perpetran los matones de Dayton, especialmente, contra miembros de Hamás.

Las elecciones estudiantiles que tuvieron lugar la semana pasada en la universidad de Bir Zeit son un buen ejemplo para ilustrar esto que decimos. De acuerdo al artículo de la doctora Islah Jaad, desde que la ANP tomó el poder, y muy especialmente desde que Hamás ganó las elecciones de 2006, está en peligro la esencia de la democracia en una universidad que siempre fue modelo de estas libertades. Todos los candidatos presentados por los islamistas para las elecciones estudiantiles han sido arrestados por los matones de Dayton nada más inscribir su nombre en las listas o tras vencer en ellas. Como resultado de este ambiente de terror, los islamistas se abstuvieron de presentar candidatos en los últimos comicios. Y así, aunque las elcciones sean libres, aterrorizar y detener a los candidatos hace que los resultados estén garantizados de antemano. La participación en las últimas elecciones estudiantiles fue inferior al 50%, lo que da testimonio del modelo de democracia estadounidense que Fayad y los matones de Dayton quieren implantar en el Estado que nacerá el año que viene.

El plan de Fayad de establecer un Estado palestino en agosto de 2011 equivale a aceptar las propuestas de Camp David que le propusieron con anterioridad a Arafat en el año 2000 y que éste rechazó. Los estadounidenses creen que si los palestinos, o al menos los que son agentes suyos, plantean este plan, presentándolo como un desafío a Israel, o incluso a la voluntad de EEUU, será digerible y más aceptado por los palestinos ingenuos que si se lo impusiese directamente Israel o EEUU.

En 1999 la Administración Clinton y sus aliados en la zona, con el Gobierno jordano a la cabeza, hicieron todo lo que les fue posible para lograr que Netanyahu saliese derrotado en los comicios israelíes y ganase Ehud Barak con la intención de que fuera a las negociaciones de Camp David bajo los auspicios de Clinton. Por otro lado Arafat sólo tenía la opción de rechazar lo que le fue propuesto si quería conservar la popularidad y legitimidad que tenía entre los palestinos desde mediados de los sesenta. No obstante, hoy, ante Barak Obama se encuentra un nuevo socio al que no le importan lo más mínimo cuestiones como la legitimidad y la popularidad, y prueba de ello es que no tiene ni un gramo de lo uno ni de lo otro.

Mientras que Arafat era un líder histórico que, además, los palestinos eligieron por mayoría absoluta en las elecciones no limpias de 1996, el desconocido Fayad nunca ha desempeñado el menor papel en el Movimiento Nacional Palestino ni ha sido legitimado por las urnas, sin embargo, ha sido impuesto como líder a la cabeza de la ANP.

He aquí de nuevo que el Rey de Jordania se une al coro de los que critican a Netanyahu en su última entrevista aparecida en el Wall Street Journal. Por su parte la administración Obama está dirigiendo actualmente sus esfuerzos para que el Partido Laborista se retire de la coalición del Gobierno actual de Netanyahu como castigo por haber desobedecido las órdenes de Obama. Y para llevar a buen puerto este objetivo, también se están produciendo encuentros en EEUU entre miembros destacados del Partido Laborista y dirigentes palestinos oficiales y no oficiales.

El plan de Fayad para establecer un Estado Palestino en agosto de 2011 equivale aceptar las propuestas de Camp David que le fueron planteadas a Arafat el año 2000 y que éste rechazó. El niño de Obama no podría nacer a menos que un dirigente palestino acepte las propuestas de un nuevo Camp David, aún peor que el que Ehud Barack le propuso a Arafat en el año 2000.

Con el aumento de decenas de miles de colonos, el muro del apartheid y el incremento de tierras expropiadas en Jerusalén, el 65% de Cisjordania que se le propuso a Arafat (y que los israelíes y estadounidenses vendían como el 95% de Cisjordania) habrá mermado aún más cuando Fayad se lo presente al pueblo palestino.

En este contexto, y según los rumores que corren por Washington, o por lo menos por el periódico Washington Post, el Plan de Paz que estudia Obama se basa por completo en la oferta de Camp David y comprenderá aproximadamente el 57% de la superficie de Cisjordania. Ése será el peso del bebé que espera Fayad. Será un hijo ilegítimo y estadounidense que bautizarán con el nombre de "Palestina". A diferencia del niño de Nazaret, nos tememos que el hijo de Fayad no traerá la redención al pueblo palestino sino la ruina.

Joseph Massad


Joseph Massad, de nacionalidad jordana, es profesor de Historia política e intelectual árabe moderna en la Universidad de Columbia.

Traducido del árabe para Rebelión por Antonio Martínez Castro (25.04.2010):
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=104688

Enlace con el original en árabe:
http://www.al-akhbar.com/ar/node/185174

Todas las versiones de este artículo:
- An immaculate conception?
- Un’immacolata concezione?